Quiero vender / alquilar

Respondemos en 24/48h. SIEMPRE.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Sector Inmobiliario

$parent->name

Qué es una finca regia y qué no lo es

Parece la pregunta del millón: ¿qué es una finca regia? ¿Y qué no lo es? ¿Por qué es una cualidad destacada en tantos anuncios inmobiliarios, a menudo sin ser cierta? El asunto merece ser clarificado y éste es el propósito de este post.

Finca regia en Barcelona

Debo decir que en un principio intuí que me sería difícil encontrar documentación sobre qué es una finca regia y qué no lo es, y así ha sido. Parece que la historia de la arquitectura en Barcelona acaba en el Modernismo, exceptuando algunos edificios racionalistas diseñados por arquitectos famosos… En mis pesquisas, encuentro una curiosa página de la Generalitat de Catalunya donde se ofrece un manual de ayuda para interpretar los anuncios de pisos. En ella se dice que una finca regia es todo edificio con más de 40 años de antigüedad. ¿En serio? ¿Sólo 40 años te otorgan un adjetivo de tanta alcurnia? ¿No será una forma de enmascarar un edificio viejo como el infierno, como decía Elena Sanz (@elena_sanz) en un acertadísimo artículo para El Confidencial dedicado a la picaresca aplicada en los anuncios de pisos? En ese caso, nada tendría que ver con la definición de regia (suntuosa, grande, magnífica) según la Real Academia Española de la Lengua…

“Finca regia” no es un concepto técnico sino una invención del sector inmobiliario

Finca regia en Barcelona

Debemos partir de una cosa: “Finca regia” no es un concepto técnico sino una invención del sector inmobiliario para referirse a esos edificios señoriales, a menudo con nombre y apellidos, y un montón de detalles pomposos, escalinatas y alfombras rojas. A mi entender, por finca regia debemos considerar edificios de viviendas de más de 60 años, de entre cuatro y ocho plantas, la mayoría con grandes porticones de madera o de hierro forjado y vidrio, y porterías decoradas con frisos, techos artesonados y a veces algún fresco en las paredes.

La guinda del pastel en estas porterías acostumbra a ser el ascensor, otra pieza característica en estos edificios. En muchas fincas los han ido sustituyendo por maquinarias más nuevas y sin ningún tipo de encanto, pero las que todavía conservan los originales, son bellas cajas de madera noble protegidas con una malla romboide de hierro, a veces ornadas con detalles de forja y cristales tallados. En su interior siempre hay un espejo sin azogue, los típicos botoncitos de resina junto a letreros de bronce que indican la planta, y a menudo un pequeño asiento esquinero de madera para descansar durante el trayecto, pues no son muy rápidos que digamos…

Finca regia en Barcelona

La mayoría de las viviendas son muy grandes y dan a dos fachadas, una principal con balcones a calle y otra posterior que da a la galería. Hoy en día, muchas de estas viviendas han sido divididas en dos para adaptarlas mejor a las necesidades de las familias actuales. Así, en estos edificios viven tanto ancianos que nacieron allí y de allí no hay quien les mueva, familias grandes, y un montón de despachos y oficinas, todos siempre vigilados a menudo por un portero que vive en el pisito que ocupa el hueco de la escalera. Todos estos vecinos viven repartidos entre las 4 y 8 plantas que acostumbran a tener estas fincas regias, siendo el piso principal el más importante del edificio, por ser el más grande y el de techos más altos.

Casa Josep Padró, finca regia en Barcelona

¿Cómo son las viviendas en una finca regia? Acostumbran a tener techos artesonados, suelos de mosaico hidráulico, puertas de madera maciza, grandes balcones en la fachada principal (zona de día), y galería en la parte posterior de la vivienda (zona de noche) con habitaciones muy amplias, enormes, pensadas para mobiliario de gigante.

Piso en finca regia

En Barcelona encontramos muchas fincas regias en el Eixample. Buenos ejemplos son la Casa Malagrida, la Casa Josep Padró, la Casa Thomas o la Casa Francesc Tarragó, nombres y apellidos de quienes fueron sus impulsores. Éstas y muchas otras fincas regias están debidamente catalogadas y descritas al detalle en esta página web dedicada a la Barcelona Modernista y Singular.

Casa Thomas, finca regia en BarcelonaFinca regia en Barcelona

Con toda esta información ya no te darán gato por liebre, y cuando leas finca regia en un anuncio inmobiliario sabrás qué debes esperar y qué puedes exigir.

Ingrid Anguera

Administración y facturación

Monapart Barcelona