Quiero vender / alquilar

Respondemos en 24/48h. SIEMPRE.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Sector Inmobiliario

$parent->name

“Eufeminmos” los justos: ¡tópicos inmobiliarios fuera!

 

Eufemismo (Del lat. euphemismus, y este del gr. εὐφημισμός euphēmismós.) 1. m. Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante.

Ésta es la definición de la RAE, que a decir verdad, seguramente desconoce el profundo arraigo de esta práctica en el sector inmobiliario, ya que en los tiempos más remotos el origen etimológico de la palabra debía ser algo más como “eufeminmo” pero por alguna extraña razón la N fue mutando a S…

Nuestra teoría está basada en pruebas empíricas que demuestran que, en este mundo, no hay sector profesional con más tópicos y eufemismos que el inmobiliario. Os dejamos con una recopilación de los más sobados. Hay para todos los gustos:

Acogedor piso con encanto: La palabra acogedor significa, con suerte, pequeño, pero probablemente sea “caja de cerillas”; y con encanto significa que es de todo menos bonito, porque para gustos los colores. ¡Un piso para optimistas de la vida!

Cerca de todo: ¿Qué es todo para el vendedor? En todo caso, ¿será lo mismo que para el comprador? Basta ya, no hay vivienda que pueda estar físicamente cerca de todo.

Bien comunicado: El hermano gemelo del anterior. Tiene una parada de bus a 1km y varias calles aledañas. Con esa plétora de opciones, si te quedas en casa es porque quieres.

Para entrar a vivir: Un clásico. Aunque tenga el mueble mastodóntico de los años 80 en el salón, el terrazo desgastado y la cocina de Cuéntame. ¿Puedes cocinar, te puedes duchar y puedes dormir, no? ¡Pues está listo!

Luminoso: Otro tópico pata negra. Algún día entenderemos que un piso luminoso no implica necesariamente que le dé el sol. Sabemos que no vendes una cueva, pero no lo pintes de solárium tampoco…

Casa seminueva: Dicho de otra manera, se hizo una reforma a principios del 2000 y los propietarios la han conservado así. No suena muy seminuevo eso…

En los tiempos más remotos el origen etimológico de la palabra debía ser algo más como “eufeminmo” pero por alguna extraña razón la N fue mutando a S…

Ático: No te engañes de primeras, puede ser simplemente el último piso de un edificio y tener la misma raquítica terraza del resto de vecinos del bloque. Pero el precio de ático sí lo tendrá.

Loft: Una de nuestras favoritas. Un resumen con spoilers: cuando el comedor y la cocina son un único espacio, no es un loft. Cuando el piso es tan pequeño que humanamente-físicamente-metrocuadradamente no cabe una habitación cerrada, no es un loft.

A estos dos últimos les dedicamos este post "¿Loft o ático? (O ninguno de los dos)" para poner los puntos sobre las íes. De nada.

Ideal inversores: Ya sabes que para gente del barrio, generalmente, no es. Prepárate para entrar a un piso hecho trizas, con tantas obras y reformas por acometer que un particular de a pie no las puede asumir.

Casa tipo masía: Toda vivienda con tejado a 2 o 4 aguas y fachada aplacada con piedra. Aunque se haya construido en 2002. Así es.

Vivienda exclusiva: Precio desorbitado, totalmente fuera de mercado, a la espera de un extranjero cargado de billetes que se enamore perdidamente de la casa, pague al contado y sin negociar. Es bonito soñar, no lo negamos.

Y un bonus track para rematar, todo alrededor del deseo de venta del propietario y sus argucias más recurrentes:

No tengo prisa para vender: La traducción real es: “A ver si suena la flauta”. Quiere vender sabiendo que el precio está muy fuera de mercado (aunque se lo adviertas). Inicialmente no le importa, pero a medida que pase el tiempo y no reciba visitas ni interés alguno, la culpa no será suya en absoluto sino tuya, como agente, que no has hecho bien tu trabajo. Estás avisado.

No quiero vender por debajo de este precio: Imagínate una escena del clásico documental de animales de la BBC. Dos especies luchando por la supervivencia. Cuarteto de cuerdas frenéticas sonando de fondo. Imagen a cámara superlenta. La ley del más fuerte. El golpe en el pecho como argumento. Esa es la ley del vendedor implacable.

Mi vecino vendió su piso por XXXXXX€: Cuidado con las interpretaciones libres de la ley de vasos comunicantes versión inmo, que luego vienen las decepciones. Por mucho que viváis en el mismo edificio, hay más variables que afecten en el precio. De puertas afuera muchas viviendas son iguales; de puertas adentro es otro cantar…

Como ves, y por el bien de todos, “eufeminmos” los justos, por favor. Para todo lo demás, Monapart.

Victòria Martí Bernadó - Monapart Tarragona

Victòria Martí

Socia y Directora

Monapart Tarragona