Sector Inmobiliario

$parent->name

Encontrar el lugar perfecto para mudarse

1. Establece un presupuesto máximo

El primer paso para encontrar un piso es fijar la cantidad máxima de dinero que estás dispuesto a pagar. Es importante tener en mente que al precio final de una compra o alquiler de una casa habrá que sumarle ciertos costes como el seguro de la vivienda, alguno de mantenimiento y sobretodo, los impuestos. Por ello te aconsejamos dejar un margen del presupuesto destinado a estos costes adicionales y en caso de necesitarlo, consultar con tu banco la posibilidad de acceder a un crédito.

2. Haz una lista de prioridades

¿A quién no le gustaría tener una piscina y 4 habitaciones? ¡A cualquiera! Pero hay que ser realistas, por ello te recomendamos que hagas una lista con aquello que realmente necesitas y otra con servicios adicionales que te gustaría tener en tu casa. Es importante priorizar en las necesidades y dejar los caprichos de lado ya que estos suelen ser los que más aumentan el precio las viviendas.

3. ¿Solo o con ayuda?

Actualmente es más sencillo encontrar una casa por uno mismo gracias a las diferentes plataformas online de venta y alquiler de pisos. De todas formas, al tratarse de inversiones monetarias bastante altas, te aconsejamos que optes por buscar un buen agente inmobiliario que te ayude en tu búsqueda. Los agentes tienen más experiencia en el mercado que cualquier particular y se conocen a la perfección cualquier tema financiero o legal relacionado con las viviendas como la Ley de Arrendamientos Urbanos.Ellos te aconsejaran durante todo el proceso y te mostrarán más opciones de las que podrás encontrar por ti solo en Internet.

4. ¿Y los suministros de la casa?

Probablemente no te hayas parado a pensar en esta pregunta pero créeme que es más importante de lo que te imaginas. Hay que asegurarse de cuál es el estado actual de los suministros energéticos de la vivienda ya que, en caso de que no se encuentren en buen estado, deberás abonar ciertos costes adicionales. Al comprar o alquilar un piso podemos encontrarnos ante dos situaciones: que los suministros estén dados de alta o que se encuentren dados de baja. El primero de los casos es el que más beneficia al nuevo inquilino o propietario ya que únicamente será necesario solicitar un cambio de titularidad para poner los contratos de la luz y del gas a su nombre. Esta gestión puede realizarse llamando a la comercializadora con la que se quiera contratar el servicio aunque ya son muchas como Iberdrola las que permiten realizar esta modificación por Internet.

En cambio, si los suministros se encuentran dados de baja, el nuevo propietario o inquilino deberá abonar el importe por los derechos de alta a la distribuidora. Este coste dependerá en el caso de la electricidad de la potencia contratada y en el caso del gas natural del peaje de acceso que se elija para la instalación. La página de Companias-de-luz.com te propone más información acerca del procedimiento a seguir durante las altas de suministros eléctricos o de gas natural.

Así que recuerda, si quieres hacer más llevadera la búsqueda de tu piso perfecto, sigue estos consejos y sobretodo: ¡paciencia! Esta es la clave para encontrar el lugar ideal.