Quiero vender / alquilar

Respondemos en 24/48h. SIEMPRE.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Hogar

$parent->name

Lámpara TMC · Miguel Milà (1960)

En cuanto a lámparas, hemos viajado a Alemania (Ingo Maurer), a Dinamarca (Verner Panton), a Italia un par de veces (Castiglioni y Joe Colombo) y también nos hemos quedado en España (FASE). Hoy repetimos en casa para hablarte de uno de los diseños lumínicos más icónicos del diseño español y de su creador, uno de los maestros del diseño industrial.

Miguel Milà nació en Barcelona en los años 30 en el seno de una familia aristocrática muy relacionada con el panorama artístico contemporáneo de la época –su tío fue quien encargó a Gaudí la construcción de La Pedrera– y aunque no estudió arquitectura, empezó a trabajar como interiorista en el despacho de arquitectura que su hermano, Alfonso Milà, compartía con Federico Correa.

Miguel Milà

Como muchos otros precursores, Milà se inició en el diseño industrial debido a la escasez de objetos, medios y materias primas de la época. Fueron estas carencias las que le impulsaron a formular muchos de los prototipos que acabaron convirtiéndose en ya clásicos del diseño. De entre ellos, la lámpara TMC es quizás una de sus obras más representativas.

Lámpara TMC de Miguel Milà 1960

En 1960 la tía de Milà, Núria Sagnier, le confió el interiorismo de su recién adquirido despacho, y a raíz de ese encargo, nació el prototipo de la lámpara TMC (Tramo móvil cromado), una pieza producida inicialmente por la empresa Tramo —creada por el propio Milà para fabricar sus diseños— y que hoy en día sigue produciéndose a cargo de Santa & Cole.

Lámpara TMC de Miguel Milà 1960

Milà diseñó la lámpara con una altura variable que se regula a través de un asa que permite frenar o liberar la pantalla circular de metacrilato translucido situada en el extremo del pie de hierro. Para evitar ralladuras, el borde superior está cromado facilitando el desliz de la pantalla. El pie, soportado por cuatro dedos de acero, equilibra la pantalla a la vez que le aporta un toque de distinción muy chic. Otro de sus muchos atributos diferenciales es la ausencia del interruptor, pues se enciende y se apaga tirando levemente del cordón eléctrico. Todas estas particularidades permite que la lámpara adopte múltiples usos: sirve como lámpara de lectura, de salón, comedor, recibidor…

Lámpara TMC de Miguel Milà 1960Lámpara TMC de Miguel Milà 1960

Su diseño elegante y sencillo unido a su belleza estética y funcional hacen que la lámpara TMC siga muy presente en muchos de nuestros hogares y que desde 1994 forme parte de la colección permanente del Museo de las Artes Decorativas ubicado actualmente en el DHUB