Vull vendre / llogar

Responem en 24/48h. SEMPRE.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Llar

$parent->name

Un hogar coherente con tus valores ecológicos

Muchas veces, el optar por opciones de vida más sostenibles y éticas no depende tanto de la falta de coherencia como de la falta de recursos e información práctica. Poder vivir con comodidad y de manera sostenible es el sueño de muchas personas a la hora de pensar cómo sería su vida y esto incluye también, diseñar un hogar coherente con ella.

Para ayudarte a organizar y comprender toda la información, hemos diseñado una pequeña guía que ayudará a poner en práctica cambios esenciales.

Climatización

Debes tener en cuenta todos los electrodomésticos y qué usos hacemos de ellos pero muy especialmente los sistemas de calefacción o refrigeración. La calefacción y la climatización representan un capítulo especialmente sensible a la hora de garantizar un nivel óptimo de confort en cualquier vivienda. El problema surge al plantear un proyecto como el que tenemos entre manos: compatibilizar la comodidad y el confort ambiental con la sostenibilidad medioambiental. Estas son las tres claves esenciales:

  • Un aparato de aire acondicionado eficiente, por ejemplo, puede llegar a ahorrar hasta un 65% más que uno convencional.
  • La temperatura más adecuada es de 20ºC. Hay que considerar que cada grado menos que pongamos, podemos llegar a aumentar el gasto en la factura hasta un 7%.
  • Mantener los filtros de aire limpios es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestro aparato de aire pero también, del consumo que realiza.

Iluminar tu hogar

Este paso es sencillo y esencial. En la actualidad existen muchas opciones que pueden ayudarte a reducir el gasto en iluminación. Por ejemplo, si cambias todas las bombillas por las que utilizan LED, podrás disminuir un 90% del consumo, en comparación con el de las bombillas halógenas, y un 60% en relación con los fluorecentes.

Aislamiento

Aislar nuestro hogar de la temperatura exterior es sumamente importante a la hora de diseñar o adaptar nuestros hogares sostenibles para que consuman menos energía. Existen gran variedad de materiales que podemos utilizar, que van desde los más efectivos como el Polietileno Expandido, pasando por la lana de vidrio, hasta los más económicos y no mucho menos eficientes como el cartón corrugado, los fardos de paja o el papel en caso de las bioconstrucciones. 

Cada material tiene sus particularidades, fortalezas y debilidades, así que debemos ubicarlos de forma estratégica para que perduren en el tiempo. Pero para ayudarte a simplificarlo un poco, recuerda que la mayor pérdida de calor se da en las puertas y ventanas por lo que es invertir en puertas y ventanas aislantes. Aunque suponga un gasto inicial superior, supondrá un ahorro futuro y una apuesta ecológica responsable.

Calentar el agua  

El agua es otro de los recursos que más se derrochan día a día en el hogar.  Calentar el agua, por ejemplo, puede representar en muchos casos un gran consumo de energía. Para modificarlo puedes cambiar tu antiguo calefactor de agua por un calentador que incorpore una bomba de calor eléctrica. Esto les permite convertir el calor ambiental dentro del hogar en agua caliente, lo cual también disminuye el uso de aire acondicionado para bajar la temperatura interior. 

Otra gran solución es instalar un calentador de agua solar con un tanque de almacenamiento en el techo u otra área soleada al aire libre. Estos calentadores solares no utilizan energía eléctrica y requieren muy poco mantenimiento. 

Filtrar el agua  

En un año, una persona consume de media 120 litros de agua mineral embotellada, según los datos de Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe). Si en lugar de consumir este agua y generar el dañino desperdicio de su envase,  inviertes en un sistema de filtrado del agua no solo te ahorrarás, sino que estarás disminuyendo la cantidad de desechos plásticos que producimos en el hogar.

Riego del jardín

Si tienes la suerte de disponer de un jardín en tu hogar, las mangueras y sistemas de riego tradicionales que suelen utilizarse pueden consumir excesiva cantidad de agua. Por eso, para cuidar tus plantas y cultivos puedes utilizar un sistema de riego por goteo que te resultará mucho más eficiente y permitirá que reduzcas en un 70% el consumo de agua.  Estas boquillas de goteo pueden ajustarse y reemplazarse fácilmente, por lo que el mantenimiento tampoco debería ser un problema.

Elige bien tus plantas

Otra de las claves para un hogar sostenible es llenarlo de vida vegetal en el hogar. Si bien todas las plantas absorben el dióxido de carbono y liberan oxígeno, algunas también absorben los químicos tóxicos en el aire. Con la elección adecuada de plantas de interior podemos filtrar peligrosas sustancias contaminantes.

La primera lista de plantas de interior que filtran el aire fue publicada por la NASA en 1989 y contenía más de veinticinco especies distintas que eran utilizadas para limpiar el aire en las estaciones espaciales. Es tal la importancia que le dan a estas compañeras de nuestro hogar que cada año, siguen investigando para estudiar sus efectos depuradores en nuestro medio ambiente. Te presentamos una selección de las mejores:

  • Drácena (Dracaena marginata)
  • Palma areca o bambú (Dypsis lutescens)
  • Gerbera o margarita africana (Gerbera jamesonii)
  • Hiedra común (Hedera helix)
  • Helecho (Nephrolepsis exaltata ‘Bostoniensis’)
  • Aglaonema modestum
  • Orquídea mariposa (Phalaenopsis)
  • Philodendron
  • Cintas (Chlorophytum comosum)
  • Lirio de la paz (Spathiphyllum ‘Mauna Loa’)
  • Lengua de tigre (Sansevieria trifasciata ‘Laurentii’)
  • Árbol del caucho o gomero (Ficus elastica)
  • Azalea (Rhododendron simsii)
  • Ficus benjamina
  • Crisantemos (Chrysanthemum morifolium)
  • Aloe vera (Aloe barbadensis)

No usar tóxicos

Muchos de los productos y artículos presentes en los hogares contienen y liberan sustancias tóxicas que pueden dañar nuestra salud. Estas sustancias están presentes en materiales de construcción y decoración, aislantes, pinturas, recubrimientos, plásticos, productos de limpieza, pesticidas domésticos, ambientadores, productos de aseo e higiene personal, agua del grifo, alimentos… y otras cosas presentes en las casas.

Puedes obtener una guía detallada de cómo puedes tener un hogar sin tóxicos gracias a una campaña de la Fundación Vivo Sano que ha elaborado un libro gratuito y descargable sobre ello.

[Artículo escrito por Diseño Social y publicado en ¡La Colmena Que Dice Sí!]