Vull vendre / llogar

Responem en 24/48h. SEMPRE.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Sector Immobiliari

$parent->name

Are you a closer?

A la pregunta “¿A qué te dedicas?” respondemos desde el verbo ser, dejando que nuestra ocupación defina nuestra esencia, hecho extraño siempre, pero más llevadero al responder “soy violinista en la Berliner Philharmoniker” que “soy analista de riesgos en Bankia”. Decir(se) “soy agente inmobiliario” no está al alcance de cualquiera. Desconozco el motivo por el cual it took brass balls to sell real estate en los ochenta en Chicago —¿la crisis del petróleo?, ¿la S&L crisis?, ¿ambas?—, pero tengo claro porqué hay que tenerlos bien puestos para hacerlo en España hoy. Glengarry Glen Ross es una gran película, por cierto. Dejadlo todo ahora, y buscadla en Netflix o similares.

Esta escena es como un tiro, como un uppercut en la mandíbula, como un insulto inapelable. Incontestable en cada palabra de un grandísimo Alec Baldwin en un monólogo delirante y chungo… Hamlet de la metrópoli, adalid del billete de cien pavos, mesías del ladrillo… Auténtico e inimitable agente inmobiliario gringo. ¡Qué miedo!

Alec Baldwin en Glengarry Glen Ross

Si eres agente inmobiliario, y esto es España cualquier día entre hoy y el 2017, entonces:

a. No sabes hacer otra cosa y has renunciado a aprender nada.
b. Mantuviste una aventura extramarital y consideras merecer una penitencia dolorosa.
c. Eres ruso residente en Marbella y llevas tatuada una estrella en la rodilla.
d. Vienes de otro sector, pero no podías desperdiciar la oportunidad de una buena crisis.

Mi respuesta es “d”. Sé que es la más guapa.

Glengarry Glen Ross